fbpx

Parler App: lucha por la libertad de expresión ¿o excusa para promover fake news?

by | Marketing

2020 ha sido un año difícil para todos, una pandemia mundial, la economía mundial paralizada y las elecciones estadounidenses más polarizadas de la historia son solo algunas de las cosas con las que todos hemos tenido que lidiar hasta ahora.

Este año ha sido increíblemente estresante para los gigantes de las redes sociales, ya que cada vez más personas los han hecho responsables del contenido compartido por los usuarios en sus plataformas.

alberto lempira 2020 meme

Las redes sociales están rotas y aún no sabemos cómo solucionarlo.

heart broken alberto lempira

Poco se imaginaría Mark Zuckerberg hace diez años que en 2020 todos los ojos estarán puestos en su empresa y en cómo lidiarían con la avalancha de información falsa, fake news y mensajes de incitación al odio.

En este momento, tenemos un ecosistema de redes sociales roto que se ha transformado en una mezcla de plataformas ambiguas que, por el bien de proteger a los usuarios, pueden estar infringiendo uno de los valores centrales de la democracia, nuestra libertad de expresión.

Como la vida misma, lo crítico de las libertades se basa en encontrar el límite que separa la libertad y el libertinaje.

Para algunos gobiernos, esta ha sido la clave para una sociedad próspera y dinámica; para las redes sociales, esto representa un enigma, mientras que limitar o prohibir las opiniones de alguien en aras de la veracidad y la decencia también puede implicar la restricción de la libertad de expresarse de los demás.

¿Qué tan mal estamos?

hole on floor alberto lempira

Por supuesto, las cosas son mucho más complicadas que esto, ya que Facebook ha estado luchando con grupos que promueven causas que la mayoría de nosotros estaría de acuerdo en que son peligrosas para nuestra sociedad, como el odio hacia grupos específicos de personas.

Pero también, tienen que lidiar con otros grupos de personas que pueden querer difundir noticias falsas o información errónea sin buscar causar algún daño necesariamente, pero que creen realmente en lo que están compartiendo.

Tomemos a los Flat earthers como ejemplo. Pueden estar genuinamente convencidos de que la Tierra es plana, independientemente de la evidencia científica que exista y del hecho de que países con diferentes antecedentes ideológicos y políticos como los Estados Unidos, China o la extinta URSS, han podido poner a los humanos en órbita, lo que demuestra que modelos matemáticos que vinculaban la gravedad, la curvatura de la tierra y muchas más variables para ser verdaderas.

Este grupo de personas deambula libremente, difundiendo información errónea sobre algo que ha sido probado científicamente. Por esa razón, nosotros, como sociedad, podemos querer limitar su alcance a otras personas.

La cosa aquí es que cuando estamos de acuerdo en esto. Dejamos que cada plataforma decida qué es aceptable y qué no. Como sociedad, estamos perdiendo el poder de opinar sobre cuánto control debería tener nuestra libertad de expresión.

Esto se complica aún más cuando pensamos en empresas que pueden estar especialmente interesadas en evitar que se difunda cierta información.

¿Quién debe ser el juez?

football referee alberto lempira

Tomemos una red como TikTok, por ejemplo. Deben rendir cuentas al gobierno de China y, por esa razón, al partido que ha estado gobernando el país con un sistema comunista no tradicional que aún se muestra reacio a permitir ciertas libertades a su gente y empresas.

Si las personas comenzaran a usar TikTok como una plataforma para obtener información (como ya sucede con algunas personas en Facebook), TikTok podría bloquear fácilmente cuentas específicas que no fuesen benevolentes con el gobierno de China o con alguna política en particular que el gigante asiático podría estar promoviendo en la escena internacional. (Tomemos la actividad del mar del sur de China como ejemplo)

Una empresa puede afectar la percepción que muchas personas al rededor del mundo pueden tener sobre un problema, con el impacto que esto podría tener en última instancia. Ya vimos cómo esto podría afectar cualquier cosa, desde los resultados de las elecciones hasta las preferencias de compra de los clientes.

Entonces, la pregunta aquí debería ser: ¿Quién debería ser el regulador entonces? ¿Compañías? ¿Gobiernos? ¿Una mezcla de ambos?

Esto es difícil de responder y es una de las principales razones por las que tenemos un sistema roto.

A través de tiempos difíciles surgen oportunidades

Hace unos meses, un nuevo actor en el panorama de las redes sociales llamó la atención de un nutrido grupo de usuarios cansados ​​de los controles injustos que empresas como Facebook y Twitter imponen a los contenidos publicados.

Parler, una aplicación que usa el verbo francés “hablar”, se ha vuelto cada vez más popular entre una audiencia de nicho de la derecha, ya que muchos de ellos sienten que las redes sociales tradicionales se han vuelto menos abiertas y que ya no son leales a los valores que promovieron cuando fueron lanzadas; ser un lugar libre para que las personas compartan sus pensamientos con amigos, familiares y otras personas por igual.

¿Qué es Parler?

parler logo alberto lempira

Lanzada en 2018 como una plataforma basada en la libertad de expresión, Parler se jacta de ser la «plaza de pueblo del mundo«, donde los usuarios pueden compartir sus puntos de vista sin temor a ser vetados, censurados o expulsados de la plataforma.

La semana pasada, muchos medios de comunicación comenzaron a hablar sobre la plataforma, ya que se disparó en los top rankings tanto de la Google Play Store como de la App Store de Apple como una de las aplicaciones más descargadas.

Muchas figuras conservadoras prominentes de los EE. UU. Han estado invitando a sus seguidores en Twitter y Facebook/Instagram a seguirlos en Parler como una forma de evitar la valla mediática que los conocidos gigantes de las redes han impuesto a las publicaciones sobre las elecciones de EE. UU., la COVID-19, Black Lives Matter, entre otros.

parler top 10 app store alberto lempira

¿Qué hay detrás de su popularidad?

Cuando los humanos no se sienten bienvenidos en algún lugar, tendemos a ir a otro lugar.

Esto es lo que les sucede a algunos usuarios que ven que sus opiniones (no necesariamente basadas en hechos) no están permitidas o son vetadas en lo que ahora llamamos redes sociales convencionales.

Parler les ofrece un espacio libre de «control» para compartir opiniones que de alguna manera estarían censuradas en lugares como Facebook o Twitter.

Entre las audiencias de nicho que están aprovechando la apertura de Parler se encuentran los seguidores del presidente Trump, de derecha y algunos de extrema izquierda. Esto aclara que lo que buscan los usuarios es liberarse del filtro que tienen otras plataformas en este momento.

¿Qué riesgos hay?

fake news concerns worldwide alberto lempira

Parler afirma muy claramente que la plataforma no se puede utilizar para actos ilícitos, delitos, terrorismo, pornografía infantil e infracción de derechos de autor. En estos casos, se eliminará el contenido.

Sin embargo, su Community Jury es el responsable de recibir todos los informes sobre el contenido que no sigue las reglas. ¿Qué tan rápido actuará ese jurado cuando sea necesario?

Parler también se jacta de que la plataforma debería actuar como una plaza pública. Todos son bienvenidos a expresar sus opiniones y temas que pueden ir desde inofensivos hasta NSFW.

El principal riesgo aquí, además del mencionado jurado de verse abrumado cada vez que la red social alcanza un alto volumen de interacciones, es que la propia empresa vuelva a marcar el límite de lo permitido.

Esto podría acabar en que las reglas sean demasiado flexibles, en cuyo caso algunos contenidos potencialmente dañinos podrían circular a través de los usuarios de Parler, o no ser tan flexibles después de todo, en cuyo caso la frustración de los usuarios los hará buscar otro lugar para expresar sus puntos de vista.

Pero existen riesgos aún más complejos en una red social que defiende y promueve la libertad de expresión. Los regímenes autoritarios vigilarán lo que ocurra en Parler.

Los gobiernos de países como Venezuela, Cuba, Irán, Emiratos Árabes Unidos e incluso China han tomado medidas notoriamente para prohibir los contenidos o, a veces, el acceso total a plataformas sociales. Venezuela últimamente ha sido un claro ejemplo de cómo un régimen puede cerrar el acceso a los servidores de Twitter, Facebook y WhatsApp cada vez que los líderes de la oposición intentan hacer una declaración, o hay una manifestación contra el gobierno que está llamando demasiado la atención de medios de comunicación no-tradicionales.

Lejos de convertirse en una solución para las personas que viven en este tipo de países, Parler se convertirá en el blanco de la censura de los gobiernos que están en contra de la libertad de expresión.

¿Hay algo bueno en esto?

parler website alberto lempira

Parler tiene dos principios fundamentales en sus Normas de la comunidad, que rigen su forma de hacer negocios:

  1. Son una Plaza Pública no partidista que no tolerará ningún discurso de odio, delito o ilegalidad, incluso cuando la ley lo permita. (Podrán decidir si algún contenido se excede)

Pueden eliminar, prohibir o retirar cualquier contenido que pueda ir en contra de sus valores.

  1. El spam y los bots no son bienvenidos, y los usuarios que adopten tácticas para obtener seguidores que no sean naturales u orgánicos serán expulsados de la red.

Parler quiere ser justo con influencers que trabajan arduamente en su contenido y en la monetización de este.

Parler también menciona algunas pautas o valores en su sitio web que destacan su forma de ver el mundo:

– Los datos son del usuario: no venderán los datos de los usuarios a terceros, por lo que, probablemente, no veremos un modelo de negocio publicitario como el de Facebook en Parler. Sin embargo, tendrán anuncios en la plataforma, como indicaron en una entrevista a la revista Fortune.

– Los usuarios tienen control sobre lo que ven y cómo lo ven en sus perfiles.

– Todos los Parlerianos son iguales frente a Parler: No discriminan por género, raza, preferencia sexual, religión, etc. Curiosamente, la compañía trabaja arduamente para resaltar algo que la gran mayoría daría por sentado en el siglo XXI.

– Todas las religiones son bienvenidas, incluso si no crees en ninguna: una vez más, es interesante cómo se esfuerzan en resaltar su apertura cuando esto es algo que muchos pensarán que todas las demás redes sociales hacen.

– No hay curación de contenido ni sesgo: esto es lo más interesante. Parler permitirá que todos los usuarios vean todo el contenido, al contrario de lo que hacen Facebook o Instagram, e incluso Twitter (que te da la opción de mantener un feed cronológico en lugar de uno algorítmico).

¿Cómo pinta el futuro?

No puedo dejar de decir que tenemos un problema enorme con el estado actual de las redes sociales. Sin embargo, la aparición de nuevas redes como Parler puede ayudarnos a encontrar un camino que nos lleve a soluciones que no impliquen restricciones a la libertad de expresión. Y lo que es más importante, que detenga la difusión de mensajes de incitación al odio y de apología al delito.

¿Qué podemos hacer con la desinformación? Es una pregunta difícil, pero pienso que tenemos que educar a las personas, comenzando por los más jóvenes, a tener un pensamiento crítico para cuestionar todo lo que escuchen, vean o lean.

Tenemos que construir una sociedad que pueda pensar de forma independiente y que sepa contrastar información. Necesitamos saber cómo diferenciar entre opiniones o puntos de vista personales y noticias y hechos, especialmente cuando todos los medios de comunicación intentan verificar los hechos que parecen cada vez más sesgados.

Este será un camino largo, pero veo en la aparición de plataformas como Parler una forma de reorganizar una industria que dejó de ser disruptiva y comenzó a convertirse y comportarse como la mainstream, con lo bueno, lo malo y lo feo que esto conlleva.

¿Crees que tu marca o empresa se beneficiará de estar en una plataforma como Parler?

Ayudo a muchas marcas, tanto personales como corporativas, a definir sus estrategias de marketing. No dude en ponerse en contacto conmigo y podemos concertar una llamada para hablar de ello.